Seguidores

YA ERES LO QUE DESEAS SER




La búsqueda es algo que solemos hacer todos en nuestra vida. Buscamos pareja, buscamos salud, bienestar social, buscamos sabiduría o iluminación.
Esa búsqueda se tambalea desde sus cimientos porque la búsqueda se traslada al exterior. No es de extrañar pues en este mundo donde hemos crecido y aprendido nos ha enseñado verdades que vienen inculcadas, junto con muchas otras, para entrar a formar parte de una sociedad. Nos enseñan a cómo ser, cómo comportarnos de una manera civilizada y lo que es peor aún, nos enseñan cómo debemos pensar sobre nosotros mismos y sobre los demás.

Que formemos parte de la sociedad de manera civilizada no veo mal en ello pues creo en la afirmación de "El Hombre es social por naturaleza” porque nuestro existir es en función de las consecuencias de nuestro hacer y su obra lo afecta a él y a los demás, no como decía Thomas Hobbes "El Hombre es un lobo para el Hombre" que para eliminar la competencia egoísta del hombre que vive una guerra de todos contra todos debía de delegar el poder absoluto al Estado.

Es una paradoja, pero perdemos poco a poco terreno en esa libertad que todos ansiamos tener sin saber que en todo momento la estamos cediendo. Nos enseñan a fin de cuentas a ser buenos sumisos. Porque el control es poder.


Con esa predisposición encontramos alrededor nuestro mucha gente perdida, buscando una Luz al final del túnel, buscando esa libertad delegada en otros y con la premisa de obtener algo fuera estamos dando validez a la afirmación de ser meros consumidores del conocimiento. Para ser productores debemos cambiar nuestro enfoque pesimista y hasta derrotista pues estamos acostumbrados a ello y nadie se plantea eso, solo siente ese vacío interior  esa necesidad de llenarlo con algo. Y en este mundo occidental materialista no ayuda mucho. En el caso más extremo, se puede sustituir por drogas y ya sabemos el callejón sin salida al que conduce; otros lo llenan con estar ocupado (un trabajo muy en moda hoy en día) por lo que sea y mientras no piensan no sienten falta en sus vidas, solo el tiempo que se les escapa, o lo suplen con la comida, pero la mayoría de las personas pueden sentir un lejano vacío que les entristece y confundiéndolo con los problemas de sus quehaceres cotidianos los achaca a éstos sin pensar que ellos mismos son algo más que un cúmulo de circunstancias.


Hay que ser productores de nuestro conocimiento y para eso debemos reconocer que somos más de lo que nos han contado. Buscamos fuera, tanto en otras personas o en remotos lugares lo que siempre hemos tenido dentro.
Esa es nuestra gran lección de vida, aprender a encontrarnos de nuevo con nuestro interior viviendo en este mundo, ensamblando perfectamente y de manera equilibrada el mundo espiritual y el material. Podemos extrapolarlo a Oriente y Occidente pues siguiendo el axioma de “Como es Arriba es Abajo", lo que le pasa a un solo hombre, así le pasa a sus pueblos.


Deepack Chopra, en El Libro de los secretos, concretamente en el secreto nº 4 dice:

“… la búsqueda está condenada al fracaso porque te conduce fuera de ti. Da
lo mismo que el objetivo sea Dios o el dinero. Una búsqueda productiva
exige desechar la idea de ganar un trofeo. Esto significa actuar sin la
esperanza de alcanzar un yo ideal, de llegar a un lugar mejor del que saliste.
Partes de ti y en ti están todas las respuestas. Debes desechar la idea de ir
desde A hasta B. No hay distancia que recorrer: la meta no está en otro sitio.
También debes desechar conceptos establecidos como Alto y Bajo, Bien y
Mal, Sagrado y Profano. La realidad única incluye todo en su maraña de
experiencias, y lo que buscamos es a quien experimenta, a quien está
presente independientemente de cuál sea la experiencia”.

Uno no se debe plantear la cuestión de si he sido bueno en la vida por qué tengo dolor en ella, o si he sido malo me merezco lo que me pasa o si sufro en la Tierra tengo ganado el Cielo. Nada de eso debe ser afirmado pues todo o que se afirma tarde o temprano se cumple con la consiguiente coletilla de “si ya te decía yo que me iba a pasar algo malo”, “ves como al final me caí” o la frase más socorrida como “¿tenía razón?”

Somos lo que pensamos. Y si pensamos al revés, es decir,, si pensamos en positivo ¿podríamos lograr algo diferente para nuestras vidas? Posiblemente la esperanza de un camino nuevo.


De Reiki Usui en La nueva era Geoda


Comentarios

Entradas populares de este blog

Descargar: Discografía de Snatam Kaur Khalsa

Agua de Murray - Agua Florida