Seguidores

La Caja de Reiki

Entre las numerosas ventajas del segundo nivel de Reiki, una de las más destacada es la posibilidad de hacer lo que se ha llamado “Reiki a Distancia”. Esta técnica consiente, a través de ciertos símbolos, realizar una sesión de reiki a un paciente que no está presente físicamente.

En otras palabras, el reikista puede realizar una sesión de reiki sin que el paciente esté delante de él, sino enviando esa energía a través del espacio y del tiempo.

Para que esto sea más fácil los reikistas suelen emplear objetos que sirvan simbólicamente como sustituto del paciente en el plano físico, como por ejemplo muñecos de lana.

En esta misma línea de terapia a distancia se sitúa el trabajo con la “Caja de Reiki”. Este método consiste en construir una caja con ciertas características y guardar en ella papelitos con los nombres de los pacientes a los que queremos tratar, de manera que sea suficiente hacer reiki a la caja para mandar nuestra energía a todas las personas que están simbólicamente dentro de ella. Lo explicaremos con más detalle a continuación.





Cómo hacer la Caja de Reiki

Lo primero habrá que buscar una caja de tamaño medio, para que quepan sin problemas los papeles y podamos tenerla entre las manos con comodidad. Deberá ser de un material orgánico, posiblemente de madera o de cartón, y de un color adecuado a nuestro propósito.

Si compramos una caja sin pintar, deberemos pensar en una combinación de colores significativa, que puede seguir una de las escuelas cromáticas ya consagradas y con la que nos sintamos cómodos (cabalista, oriental, etc.). El exterior de la caja puede ser pintada según nuestro gusto y propósito, y s puede adornar con motivos simbólicos.

Dentro de la caja habrá que dibujar cada uno de los símbolos de Reiki de segundo nivel y, si tenemos también el cuarto símbolo, lo pondremos también a continuación. 







Qué meter en la Caja de Reiki

Concretamente vamos a meter papelitos que lleven escrito las instrucciones para que la energía reiki llegue y sane a quién queramos, una suerte de dirección. Para cada papelito pondremos:

Nombres y apellidos del paciente

Fecha de nacimiento

Enfermedad o aspecto que necesita ser sanado

También podemos añadir a esta información el símbolo del signo zodiacal que le corresponde, algún símbolo de reiki específico para el caso o cualquier cosa que consideremos significativa y de ayuda para la curación.

El número de pacientes que podemos meter en la caja no tiene límite ni restricciones, salvo los nuestros propios. Es decir, si tenemos sólo a tres pacientes en la caja, podemos trabajar de una manera más directa y efectiva porque no debemos repartir nuestra energía entre cincuenta personas. Sin embargo, en el caso de que no haya ningún paciente especialmente necesitado, puede ser una buena solución tener a todas las personas con una pequeña dosis de reiki. Cada uno debe adoptar su criterio según sus circunstancias y su método de trabajo.

Es útil meter en la caja, junto a los papeles, minerales que ayuden en el proceso de curación, como el cuarzo, amatista, fluorita.... Como en todos los casos, el límite es la imaginación y el criterio de cada terapeuta.





La caja por dentro.

Cómo activar la Caja de Reiki

Para que el objeto que hemos creado y preparado sea de verdad una Caja de Reiki, deberemos cargarla y activar los símbolos que hemos pintado en ella.

Para ello deberemos trazar y cargar cada uno de los tres o cuatro símbolos dibujados, activar los antakaranas y hacer reiki a la caja vacía durante al menos 10 minutos seguidos. Cuando sintamos que la caja ha cobrado vida y está llena de energía reiki, procedemos con los pacientes.

Con el mismo proceso que empleamos para hacer reiki a distancia, llamamos y traemos al paciente frente a nosotros, lo metemos en el papelito que le corresponde y lo depositamos delicadamente en la caja. Este procedimiento será repetido por cada paciente hasta que nuestra caja esté habitada por todos nuestros invitados.

Una última comprobación a la caja entera y listo.


Cómo mantener activa la Caja de Reiki

Dejaremos la caja a la vista para que todos los días nos acordemos de hacerle reiki.

Nos sentaremos unos minutos todos los días y le haremos reiki a la caja entera o si nos es mas có
modo individualmente papel por papel es a criterio personal, conscientes de todas las personas que en están en ella y trazaremos los símbolos que consideremos necesarios. Nuestra energía llegará a cada paciente y seguirá funcionando durante las 24 horas siguientes gracias a los símbolos que hemos activado en su interior.

Es importante que cuando alguno de nuestros pacientes se haya recuperado, nos acordemos de sacar su papel de la caja y quemarlo, para que concluya su proceso de purificación.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Descargar: Discografía de Snatam Kaur Khalsa

Agua de Murray - Agua Florida