Seguidores

Ópalo Negro


Ópalo negro


Los ópalos negros en realidad no son negros pero tienen un color oscuro. La piedra puede ser de color verde oscuro, gris oscuro, azul oscuro, rojo o un color entre gris y negro. Los ópalos negros son cotizados por los Wiccas y los curanderos de piedras por sus propiedades mágicas y místicas. Son especialmente útiles cuando se usan con los chacras base y sagrados para liberar las emociones y las tensiones sexuales. El ópalo negro intensifica el poder, y llevar un amuleto de ópalo negro atrae la buena fortuna para el portador. Los ópalos negros se utilizan para aumentar y poner el foco en los conos de poder en el transcurso de un ritual.



Se dice que el ópalo goza de las virtudes de las demás gemas porque ofrece todos sus colores. Los viejos libros de magia afirman que tiene la virtud de concentrar energías, ayudar a controlar la cólera y de dar poder al que lo porta.

También aseguran, que no hay nada mejor que un ópalo pasado por agua para atrapar al amor esquivo. Llamada a veces la piedra de firmamento, se estima que su poder sobre los elementos está en relación directa con la belleza y tamaño de la pieza.

Los orientales consideran que el ópalo es la llave de la esperanza y que su portador está protegido de todos los males, al ponerlos en las manos de Dios. Creen que su mayor efecto lo consigue en aquellas personas que han tenido la fortuna de recibirlo como regalo de un ser querido.


Dado que los griegos y romanos de la antigüedad apreciaban mucho el ópalo, por asociar con la Gloria su brillo e iridiscencia, los generales acostumbraban a llevar unos bastones rematados con ópalos para obtener buena fortuna en las campañas militares.

Prueba del apego personal que puede suscitar esta gema, es la increíble historia de Nonius. El senador romano poseía un ópalo de gran belleza y tamaño, del que estaba tan prendado, que prefirió exiliarse antes que venderlo. En efecto, el emperador Marco Antonio, que la deseaba para regalársela a Cleopatra, estaba dispuesto a pagar la suma de dinero que fuera necesaria para hacerse con la piedra. Y Nonius, conociendo el tesón y el poder de Marco Antonio, optó por abandonar sus prebendas y poner tierra por medio, huyendo a Alejandría con su ópalo del alma. En esta ciudad egipcia murió sumido en la pobreza, pero con su gema entre las manos.

El ópalo llegó a mitificarse tanto, que en la Edad Media se consideraba que quien llevase una de estas piedras envuelta en una hoja de laurel podría alcanzar, en ciertas circunstancias, la invisibilidad. Naturalmente, que nadie se aventuró a ofrecer pistas acerca de las misteriosas circunstancias que tenían que darse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Descargar: Discografía de Snatam Kaur Khalsa

Agua de Murray - Agua Florida